Páginas

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Relaciones Amor - Odio


A menos que y hasta que accedas a la frecuencia de la conciencia de ser presente, todas las relaciones, y las relaciones íntimas en particular, son profundamente erradas y en última instancia disfuncionales. Pueden parecer perfectas por un tiempo, por ejemplo, cuando está "enamorado", pero invariablemente, esa perfección aparente se interrumpe mientras argumentos, conflictos, insatisfacción y violencia emocional o incluso violencia física ocurren con mayor frecuencia.


Parece que la mayoría de las "relaciones amorosas" se convierten en relaciones de amor / odio antes de tiempo. El amor puede convertirse en un ataque salvaje, en sentimientos de hostilidad, o en la retirada completa de afecto en el simple accionamiento de un interruptor. Esto se considera normal.

Si en tus relaciones experimentas "amor" y lo opuesto al amor - ataque, violencia emocional, etcétera -, entonces es probable que esté confundiendo el apego del ego y apego adictivo con el amor. No puedes amar a tu pareja un momento y atacarla al siguiente. El verdadero amor no tiene opuesto. Si tu "amor" tiene un opuesto, entonces no es amor sino una fuerte ego-necesidad de un sentido más profundo y completo de sí mismo, una necesidad que la otra persona llena temporalmente. Es el sustituto del ego para la salvación, y por un corto tiempo casi se siente como la salvación.

Pero llega un momento en que tu pareja se comporta de maneras que no cumplan con sus necesidades, o más bien las de su ego. Los sentimientos de temor, dolor y carencia, que son una parte intrínseca de la conciencia egotista pero que habían sido ocultados por la "relación amorosa", ahora resurgen.

Al igual que con cualquier otra adicción, estás elevado cuando la droga está disponible, pero invariablemente llega un momento en que el medicamento ya no funciona para usted.

Cuando vuelven a aparecer esos sentimientos dolorosos, tú los sientes incluso con más fuerza que antes, y lo que es más, ahora percibes a tu pareja como la causa de esos sentimientos. Esto significa que los proyectas hacia afuera y atacas al otro con toda la violencia salvaje que es parte de tu dolor.

Este ataque puede despertar el dolor propio de la pareja, y él o ella puede contrarrestar tu ataque. En este punto, el ego todavía espera inconscientemente que tu ataque o tus intentos de manipulación sean suficiente castigo para inducir a tu pareja a cambiar su comportamiento, para que pueda volver a utilizarlos como pretexto para tu dolor.

Toda adicción surge de una negativa inconsciente de enfrentar y moverte a través de tu propio dolor. Toda adicción comienza con dolor y termina con el dolor. Cualquiera que sea la sustancia a la que son adictos a - alcohol, comida, drogas legales o ilegales, o de una persona - tu estás usando algo o a alguien para ocultar tu dolor.

Es por eso que, después de que la euforia inicial ha pasado, hay tanta infelicidad, tanto dolor en las relaciones íntimas. No causan dolor e infelicidad. Ponen en evidencia el dolor y la infelicidad que ya está en ti. Toda adicción hace eso. Toda adicción llega a un punto en el que no funciona para tí, y entonces sientes el dolor más intensamente que nunca.

Esta es una razón por la cual la mayoría de la gente siempre está intentando escapar del momento presente y buscando algún tipo de salvación en el futuro. Lo primero que podrían encontrar si enfocaran su atención en el Ahora es su propio dolor, y esto es a lo que temen. Si supieran lo fácil que es acceder en el Ahora, el poder del presente que disuelve el pasado y el dolor, la realidad que disuelve la ilusión. Si supieran lo cerca que están a su propia realidad, lo cerca que están de Dios.

Evitar las relaciones en un intento por evitar el dolor no es la respuesta. El dolor está ahí de todos modos. Tres fracasos en las relaciones en unos tantos años es más probable que te obliguen a despertar que tres años en una isla desierta o encerrado en tu habitación. Pero si pudieras traer un intenso presente a tu soledad, esto trabajaría también en tí.

DE RELACIONES ADICTIVAS A ILUMINADAS.

Tanto si viven solos o con un compañero, esta sigue siendo la clave: estar presente e intensificar su presencia mediante la adopción de su atención cada vez más profundamente en el ahora.

Para que el amor florezca, la luz de tu presencia debe ser lo suficientemente fuerte como para que ya no seas tomado por el pensador o el cuerpo del dolor y te confunda con lo que eres.

Para conocerse a sí mismo como el Ser por debajo del pensador, la quietud bajo el ruido mental, el amor y la alegría por debajo del dolor, es la libertad, la salvación, la iluminación.

Para dejar de identificarse con el cuerpo-dolor es llevar tu prescencia en el dolor y así transmutarlo. Para dejar de identificarte con el pensamiento has de ser el observador silencioso de tus pensamientos y comportamientos, especialmente los patrones repetitivos de tu mente y las funciones desempeñadas por el ego.

Si se deja de invertir en la "mismidad", la mente pierde su cualidad compulsiva, que básicamente es la que obliga a juzgar, y así resistir a lo que es, lo que crea conflicto, drama y nuevo dolor. De hecho, el momento en que el juicio se detiene por la aceptación de lo que es, eres libre de la mente. Has hecho sitio para el amor, alegría y paz.
Primero, dejas de juzgarte a ti mismo, entonces dejas de juzgar a tu pareja. El mayor catalizador para el cambio en una relación, es la aceptación completa de tu pareja como él o ella es, sin necesidad de juzgar o cambiar de ninguna manera, que de inmediato te lleva más allá del ego. Todos los juegos de la mente y el apego adictivo se terminan. No hay víctimas y ni autores ya más, no acusadores y ni acusados.

Este es también el fin de todas las co-dependencias de ser arrastrado a el patrón inconsciente de otra persona y así,lo que no te permitirá continuar. Tú entonces te moverás, ya sea separado - en el amor - o moviéndote cada vez más profundamente en el ahora junto con alguien, y dentro del Ser. ¿Puede ser tan simple? Sí, es así de simple.

El amor es un estado de Ser. Tu amor no está fuera, sino que está profundamente dentro de tí. Nunca se puede perder, y no puede salir. No depende de otro cuerpo, u otra forma externa.

En la quietud de tu presencia, puedes sentir tu propia realidad sin forma y sin tiempo como la vida no manifestada que anima su forma física. A continuación, puedes sentir la misma vida en lo profundo de todos los seres humanos y todas las demás criaturas. Miras más allá del velo de la forma y la separación. Esta es la realización de la unidad. Este es el amor.

A pesar de que breves destellos son posibles, el amor no puede florecer a menos que esté permanentemente libre de identificación con la mente y su presencia es lo suficientemente intensa para haber disuelto el cuerpo-dolor - o al menos puede permanecer presente como el observador. El cuerpo del dolor no puede entonces tomarte y hacerte destructivo del amor.

No hay comentarios:

A NUESTROS LECTORES:

Mocacity.com agradece tu visita al primer portal de noticias y eventos de la ciudad de Moca, creado en 1998. MocaCity es actualizado varias veces al día y es parte de Hoyesnoticia.com, lider en noticia nacional e internacional.

Aprovechamos además esta oportunidad de contacto, para agradecer tu cooperación en el envio de notas, que puedan hacer de este Portal el más actualizado y dinámico de República Dominicana.

¨el problema de muchos periodistas no son las faltas de ortografía o de sintaxis, sino lo que significan¨.

franklindejstorres@hotmail.com Telf. 809.675.5604